martes, 12 de agosto de 2014

Tarta de queso y yogurt con confitura de fresas

¡¡¡ Hola¡¡¡


 
 

Ya sabréis que las tartas de queso son mis favoritas. Hoy traigo un "invento", pues quería dar salida a algunos restos de queso que tenía en la nevera y a varios yogures desnatados.  Yo no recomiendo utilizar quesos de cabra o que sean muy fuertes porque les cambia el sabor al resultado final. He visto por ahí tartas de queso con queso de cabra, pero a mi personalmente no me gusta.

El resultado final de ésta es muy bueno.      
 
Vamos a los ingredientes solo para la tarta. Luego os explicaré la base de galletas y la confitura de fresas
  • 1 tarrina de Requesón
  • 1 tarrina de queso fresco
  • 4 yogures 0% grasa, de los cuales, 1 edulcorado y los otros 3 sin edulcorante


  • 4 huevos
  • 2 quesitos de triángulo )
  • 1/2 litro de leche (yo utlilicé descremada)
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 2 tarrinas de yogurt de harina
  • 2 tarinas de yogurt de azúcar
Preparación:

Precalienta el horno a 200º

Coloca todos los ingredientes en la juguera y bate hasta que estén absolutamente mezclados.

Enmantequilla un molde que pueda ir al horno y que sea desmontable.

Puedes poner la mezcla directamente en el molde y al horno.. o hacerle una base de galletas, que fue lo que hice.

Base de galletas y almendra

Quise darle a la base de galletas un toque más personal y le puse además almendras molidas que tengo de cuando hago macarons..  pero si no la tenéis no pasa nada.
  • 125 gramos de galletas
  • 70 gramos de mantequilla derretida
  • 50 gramos de almendra molida
Mezcla los 3 ingredientes y ponlos en la base del molde, apisonándolo muy bien, para que quede una masa muy compacta.

Con mucho cuidado, vierte la mezcla de yogurt y pon en el horno sobre una fuente con agua, es decir, al baño maría, alrededor de 45 minutos o hasta que veas que al tacto ya está cuajado.


Una vez listo, sácalo y déjalo enfriar.




para la confitura de fresas:

100 gramos fresas
100 gramos azúcar

Poner ambos ingredientes a cocer durante media hora. Una vez lista, tritutar y reservar.

Para adornarlo, utilicé unas plantillas que compré hace tiempo en una tienda de chinos.


Asique la próxima vez que os queden en la nevera restos de queso y yogurt,  atreveros a probar y experimentar, que seguro os sale una receta tan rica como esta.