miércoles, 19 de marzo de 2014

Masa de Pizza y 2 rellenos diferentes

Hola¡¡

Me he puesto manos a la obra para hacer una masa de Pizza.. "como en Italia". Busqué en varios blogs y me quedé con la receta de "Directo al Paladar" (enlace al final de la receta).  Con esta cantidad que les indicaré salen 2 pizzas medianas, exquisitas, pues todos sabemos que no hay cómo hacer las cosas en casa, verdad?

Esta es vegetariana, tiene salsa tomates + queso mozzarella + tomate natural + champiñones + maíz + aceitunas + pimiento verde...

antes de hornear...




después de hornear.. (sorry por la foto.. pero mi movil no da más de sí).. en persona estaba mucho más bonita que en esta foto, pero os podéis dar una idea.



Primero vamos a los ingredientes de la masa:
  • 300 gramos harina de fuerza o normal (es más recomendado harina de fuerza, que fue la que yo usé) y extra para espolvorear
  • 200 gramos de agua templada. No puede estar muy caliente porque sino la levadura se muere.
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 20 gramos de levadura fresca
  • 15 gramos aceite oliva virgen 
Vamos a ver cómo se hace..


Comenzaremos a preparar la masa en una fuente onda:

  1. En el agua templada agrega la levadura. El agua tiene que estar templada, no caliente, sino la levadura se muere y no sube.
  2. Hacer un cerro con la harina y la sal. Hacer un huequito y ahí echar la levadura + el aceite de oliva.
  3. Juntar la masa
  4. Una vez que hayas formado la bola, sácala y la pones sobre una superficie enharinada. Yo necesité más harina que los 300 gramos, pues la masa estaba demasiado húmeda.
  5. Comienza a amasar. El fin del amasado es obtener una masa elástica y que suba bien.  Para esto, aplasta y estira la masa con la base de la mano derecha, dobla la masa por la mitad y presiona de nuevo con la base de las dos manos. Tienes que hacerlo por 5 minutos.  Durante el proceso tienes que espolvorear la mesa con un poco de harina para que la masa no te pegue, siempre en pequeñas cantidades para que la masa no se endurezca.

6. Luego tienes que refinar la masa.  Para esto, aplasta y retuerce la masa, girándola y dando forma alargada sobre la mesa. Une los extremos de la masa y amasa con los puños hasta volver a juntar todo.  Tal como lo ves en las fotos. Repite el proceso durante 5 a 10 minutos.










7.  Ahora pon la masa en una fuente amplia y  ligeramente aceitada. Si no lo aceitas, se te pegará en los bordes de la fuente y te costará sacarla una vez que suba.  Tapa con un paño limpio o film transparente hasta que doble su volumen ( 30 a 40 minutos). Hazlo en un ambiente cálido. Si es invierno y en tu cocina hace frío, precalienta el horno y apágalo. Con el calor que tienes, pon ahí tu fuente. El horno tiene que estar tibio, no caliente, para que no cueza la masa. Es sólo para que la levadura fermente y crezca.


Mi masa subió así:   el agujero que ves es porque lo toqué con la mano y se desinfló, pues es un proceso natural por medio del cual la masa suelta el gas producido en la fermentación.



8. Cuando haya fermentado, aprieta la masa con el puño y verás como bota el gas.. y la masa baja. 

9. Divide la masa en 2 porciones y estírala con los puños. La receta original dice con un rodillo, pero a mí me salió más cómodo ir estirándola con los nudillos de los dedos hasta alcanzar el tamaño de tu molde. Yo utilicé mis moldes de tarta, que me sirvieron como guía. Tiene que quedar un ancho de unos 3 a 4 mm, dependiendo del resultado que quieras.

10. Pincela la masa con aceite y orégano.



11. Pon una base de salsa de tomates


12. Agrega el queso mozzarella y el relleno a tu gusto. Más abajo hay más consejos al respecto.



Esta que véis aquí tiene salsa de tomate + queso mozarella + bacon + aceitunas...





  1. Si quieres la masa delgada y crujiente,  tienes que poner el relleno y hornear al momento.
  2. Si quieres la masa gruesa, puedes dejarla reposar. Yo dejé las pizzas listas y me fui por el niño al colegio, cuando volví, la masa había vuelto a crecer. Resultado final: una masa muy rica, pero no delgada, como la de las pizzas de antes.
  3. Una vez que hayas cubierto la pizza, tienes que hornear unos 20 minutos a unos 220 grados.
Relleno:

Yo uso el siguiente sistema:  

  1. Estirar la masa
  2. Con una brocha, aceitar la masa. 
  3. Espolvorear con orégano
  4. Colocar una capa de salsa de tomates
  5. Cubrir con queso especial para Pizza. Yo utilicé el que venden en Marcadona, especial para Pizza.
  6. Luego todos los ingredientes opcionales:
  • tomate natural
  • bacon
  • pimiento
  • aceitunas negras
  • champiñones
  • etc etc.
Puedes agregar algo de sal. Por ejemplo, en la pizza vegetariana que hice, sí le hizo falta algo de sal.

Espero que os animéis a hacer la masa de pizza en casa. Es realmente gratificante.

Un abrazo y gracias por leerme.


Por último, aquí tenéis el enlace a la receta original en donde podréis ver el amasado con un tutorial fotográfico.